Birdies en el ágora

agora_06_26

No os asustéis, no hemos cambiado la tecnología por la historia antigua ni la ornitología. Pero a veces es bueno recordar cómo se hacían las cosas antaño. En la antigua Grecia, donde las redes sociales no estaban tan arraigadas como ahora (eran buenos tiempos…), el ágora era el lugar al que debías acudir para compartir tus opiniones y escuchar a la sociedad. Se trataba de la principal plaza de la polis, centro del mercado, centro cultural y social; donde pasaríamos los días al sol escuchando a Sócrates y Platón dialogar. Si durante los más de 1000 años de historia de la Antigua Grecia las ágoras fueron el lugar perfecto para desarrollar grandes ideas, ¿por qué no tratar de emularlo?

ciemEse es el objetivo que persigue el CIEM al organizar esta serie de eventos. Pretende ser una plaza para el dialogo, un lugar donde se expongan ideas ante quien esté interesado en oirlas, quien quiera dar su opinión, o cuqluiera que esté por ahí y quiera tan solo pasar la tarde. Estas nuevas ágoras no pretenden ser meras conferencias, charlas o exposiciones, sino un espacio para el diálogo. Se pierde el concepto de ponente y público, todos somos participantes. Es un lugar donde poder presentar proyectos de una forma cercana y, lo más importante, recibir opiniones y críticas del resto de participantes.

El pasado miércoles 26 de junio se inauguró la primera de estas reuniones en el Café Botánico, dentro del histórico Pasaje del Ciclón de Zaragoza. Qbitera, o más bien yo, para ser exactos, tuve el honor de abrir este primer ágora.

Todo tenía que ser espontáneo, igual que en la Antigua Grecia no sabías cuándo Aristóteles iba a acudir al ágora a disertar, tampoco nosotros avisamos de lo que íbamos a hacer (que nadie se ofenda por la comparación con Aristóteles… nuestra dialéctica es mejor, por supuesto…). Para mejorar, si es que es posible, la ambientación del lugar, se preparó música en directo para acompañar el evento. Llegamos al Botánico un rato antes y nos sentamos en una mesa como si la cosa no fuese con nosotros, hasta que Julia sorprendió a toda la cafetería cuando se encendió el proyector y presentó el evento.

Lo cierto es que fue una experiencia muy curiosa. No me imagino la sensación que se les quedaría a los que estaban tomándose algo tranquilamente cuando se vieron envueltos, y como participantes en el ágora. Pero desde luego, desde mi punto de vista, resultó muy interesante poder presentar “por sorpresa” y obtener ese feedback totalmente espontáneo de la gente.

birdy1Durante aproximadamente hora y media, pudimos presentar nuestros proyectos algunos de los birdies del CIEM, Spicy Rabbits Recording, La Granja de Papel, Woulds & Wants y Luv Garden. El programa Birdy del CIEM es un programa de aprendizaje del emprendimiento orientado a estudiantes de último curso de máster o universidad. Durante el tiempo que dura este programa, los participantes somos orientados por expertos, y disponemos de un espacio de coworking donde poder trabajar en nuestra idea para llevar a cabo nuestro proyecto con un punto de vista empresarial y realista.

Por el momento, eso fue todo, pero no acaba aquí la cosa. ¡Ya estamos esperando con impaciencia la siguiente edición de estos modernos Ágoras!

Compartir:

0
Shares