El aburrimiento es tan universal como el café con leche. Por eso el día de ayer, y a pesar de estar acompañados de otras 8.000 personas conectadas a sus ordenadores la mayor parte del día (y de la noche), no fue nada del otro mundo. Sobretodo porque mañana tenemos la presentación final del FI-WARE Smart Cities Challenge y nos tocó trabajar. Pero trabajar mucho ¿eh?

Así pasamos el día, pegados a la pantalla y enfrentándonos a los problemas habituales de nuestra profesión, que no son otros que los de darse de cabezazos contra el código hasta conseguir solucionar un problema que, oh sorpresa, era totalmente distinto a lo que imaginábamos y mucho más sencillo de arreglar.

Todo esto mientras en el pabellón lindante se celebraban, entre otras cosas, un enfrentamiento entre los dos mejores equipos europeos de League of Legends, batallas de robots o concursos de Just Dance; además de numerosas charlas a los que nos hubiera encantado asistir. Pero el deber es lo primero.

La tónica de hoy promete ser la misma, aunque esperamos no tener que devanarnos los sesos otra vez.

Compartir:

0
Shares