Sin ninguna duda, dos días de auténtica locura.

Ayer después de comer hicimos la última y definitiva presentación del FI-WARE Smart Cities Challenge. Tras tres días de durísimo trabajo nos merecíamos un poco de esparcimiento, así que pasamos la tarde aprovechando las bondades de la red de la Campus Party para jugar un rato. Ya por la noche, y por primera vez desde que llegamos, salimos del recinto donde se celebra el evento.

Nuestro destino era Vila Madalena, recomendada por todos los sitios de internet (y ahora también por nosotros) para salir a cenar y después disfrutar de ambiente joven. La noche se pasó muy rápido y cuando quisimos darnos cuenta ya debíamos regresar, pues la mañana de hoy se presentaba completita.

Y es que después de desayunar hemos puesto rumbo de nuevo hacia el centro de la ciudad, esta vez hacia el barrio japonés de Libertade (la comunidad nipona más grande de todo el mundo después de, obviamente, la de Japón) para hacer un poco de turismo. Y cuando decimos poco es poco, porque São Paulo no es una ciudad plagada de monumentos que debas visitar. Es más una de estas ciudades que hay que vivir. Pero como nos quedaba poco tiempo, pues tampoco era plan de marcharnos sin ver algo más.

coco Sao PauloEl caso es que hemos tenido suerte pues estaban celebrando el año nuevo chino (sí, nosotros tampoco terminamos de entenderlo) y las calles ebullían de actividad. Tras degustar una leche de coco realmente deliciosa (y más teniendo en cuenta que la temperatura no ha bajado de los 35ºC en toda la mañana) hemos cometido la temeridad de irnos andando hasta Avenida Paulista, aunténtico centro neurálgico de São Paulo. Bajo un sol de justicia hemos caminado casi tres kilómetros pero, no vamos a negarlo, ha merecido la pena aunque haya sido sólo para contemplar los enormes y majestuosos edificios de la ciudad.

Una vez más el tiempo iba contra nosotros pues a las cinco y media de esta tarde (hace dos horas escasas) comenzaba la entrega de premios del FI-WARE Challenge. Los nervios estaban a flor de piel y… bueno, no ha habido suerte y no nos hemos llevado ninguno. No obstante, estamos muy contentos de haber conseguido llegar a esta fase final siendo la primera vez que nos presentábamos y de haber conseguido en tan poco tiempo tantos avances.

Esta noche repetiremos la visita a Vila Madalena, dónde celebraremos nuestra última noche en tierras brasileñas. Mañana por la tarde comenzará nuestro viaje de vuelta a España, donde aterrizaremos el lunes por la mañana. Así pues, aquí termina nuestra bitácora.

Muchas gracias a todos los que la habéis seguido desde el otro lado del Atlántico (que habéis sido muchos) y nos habéis mandado mensajes de apoyo (que habéis sido más). ¡Hasta la próxima!

Compartir:

0
Shares