Cómo encontrarte dentro de un centro comercial

En un artículo anterior os contábamos que una de las mayores limitaciones del GPS son los espacios cerrados. No podemos utilizar este sistema dentro de edificios, y esto siempre ha sido un inconveniente sin resolver para muchas aplicaciones.

La solución para este problema llega de la mano de la tecnología Bluetooth Low Energy, que esencialmente mantiene la conectividad de la tecnología Bluetooth, pero con un consumo considerablemente menor. Esto posibilita la creación de balizas que actúen como un emisor-receptor con la conectividad por Bluetooth siempre activada. Es decir, tenemos unos dispositivos siempre conectados a los que podemos mandar información, sin tener que estar conectados a la red eléctrica o recargándolos cada pocas horas. ¿Y de qué nos sirve eso?

Supongamos un gran centro comercial donde, por supuesto, no funcionará el GPS. Tenemos tres de estas balizas fijas en posiciones conocidas.

Supongamos un usuario que entra área en la que tenemos 3 balizas localizadas

Un usuario que entra área en la que tenemos 3 balizas localizadas

La aplicación del usuario se comunica con cada baliza. Conocemos el tiempo de respuesta de cada una.

La aplicación del usuario se comunica con cada baliza. Conocemos el tiempo de respuesta de cada una.

Cuando una persona entra en el centro comercial, lleva una aplicación en su móvil que manda señales a estas balizas. Cada una responde a la aplicación con un mensaje diciéndole quién es y en qué posición está colocada. También sabemos el tiempo de respuesta, es decir, el tiempo que le cuesta al mensaje llegar.

Como conocemos la velocidad de propagación de la señal y el tiempo de respuesta, podemos calcular la distancia que hay entre cada baliza y la persona. También sabemos las coordenadas de posición de cada baliza, por lo que podemos trazar tres circunferencias con centro en cada una de las balizas y radio su distancia de la persona. El punto en que intersecten será la posición de la persona.

Sabiendo el tiempo de respuesta y la velocidad de propagación de la señal, podemos calcular la distancia respecto de cada baliza y triangular la posición.

Sabiendo el tiempo de respuesta y la velocidad de propagación de la señal, podemos calcular la distancia respecto de cada baliza y triangular la posición.

Ahora ya sabemos, por tanto, las coordenadas de la persona dentro del centro comercial. No tenemos más que hacer la conversión de esas coordenadas a coordenadas geográficas, y tendremos geolocalizada a esa persona. Por ejemplo, este sistema se puede utilizar para localizar diferentes secciones dentro de una tienda, o quizá podría utilizarse para dirigir robots autónomos dentro de un almacén –Amazon ya utiliza robots en sus almacenes, aunque están programados para seguir caminos predefinidos de los que no pueden salirse-, o para guiar a personas invidentes dentro de edificios.

Esta es solo una de las múltiples aplicaciones de esta tecnología que, en realidad, no nació con tal propósito. Como siempre, ya existían alternativas, pero no ha sido hasta que Apple le añadió la “i” y promocionó sus iBeacon cuando esta tecnología se ha comenzado a popularizar. Actualmente ya se ha instalado en algunos estadios de beisbol americanos, e incluso PayPal ha creado su propia baliza,  PayPal Beacon, para realizar pagos.

En Qbitera estamos pensando en comprar un par de balizas para probarlas. ¿Para qué? Por ahora solo os puedo revelar que para tener localizados los siempre escurridizos calcetines seguro que es útil.

Compartir:

0
Shares