Derecho al olvido

Recientemente conocíamos la noticia de la decisión del Tribunal de Justicia Europeo por la cual respaldaba el derecho al olvido de los ciudadanos. Considera de esta forma que el motor de búsqueda en internet es responsable del tratamiento que aplique a los datos de carácter personal que aparecen en las páginas web publicadas por terceros y, por tanto, debe respetar la directiva comunitaria sobre protección de datos.

A privacyraiz de esta polémica decisión Google ha publicado un formulario para solicitar el borrado de los resultados de su motor de búsqueda. En él se nos dice que es la primera medida que se implanta para acatar la decisión del tribunal europeo, y que es solo una acción inicial. Aseguran que evaluarán cada caso emitido, atendiendo a la relevancia de la información. Tendrá en cuenta si existe algún interés público en la difusión de esa información. y nombra como ejemplos estafas fiscales o crímenes por los que se hayan condenado a la persona. Google pretende poner de manifiesto que tan importante es el derecho individual a la privacidad como el derecho público a la información.

Si accedemos al formulario vemos que la información que nos pide para comenzar el estudio y el proceso de borrado es relativamente poca. Con tan solo nuestro nombre -o el de nuestro representante- y el nombre cuyos resultados queremos eliminar, y una lista de las url de resultado que queremos que sean borradas basta para enviar la solicitud. Tedremos, eso sí, que adjuntar una copia clara de nuestro DNI -o documento de identidad correspondiente a cada país-, carnet de conducir o cualquier otra identificación con foto. Mencionan que esta identificación nuestra es tan solo utilizada para verificar que en efecto somos nosotros quienes solicitamos que eliminen nuestra información del buscador, y no cualquier otra persona haciéndose pasar por nosotros que haya conseguido, por ejemplo, una fotocopia de nuestro DNI… Oh, espera…

evil_googleSi lo pensamos desde un punto de vista un poco -muy poquito- más técnico, nos percatamos enseguida del sin sentido. Según esta sentencia Google, que no es más que un motor de búsqueda que indexa información, debe eliminar ciertas entradas. ¿Así vamos a eliminar nuestra huella digital? Pongamos un sencillo ejemplo. Yo publico este artículo que ahora mismo estás leyendo. Dentro de dos años le pido a Google que lo retire, pues quiero borrar toda huella de nuestra empresa en internet. Google lo hace. ¡Genial! ya no me indexa. Sin embargo esta artículo seguirá estando en internet, y cualquier persona que entre en la web podrá verlo. La información no se habrá borrado, mi huella seguirá estando. Solo que ahora será un poquito más difícil encontrarla.

El derecho a la privacidad es un derecho fundamental que debemos defender. Pero quizá estas medidas, aunque puedan ser positivas, no estén yendo en una dirección todo lo correcta que deberían. Y más cuando por una parte tomamos estas decisiones, y por otra estamos permitiendo que en Facebook un amigo mío -o un amigo de un amigo- publique una foto en la que salgo sin yo saberlo, cediéndole de forma tácita a Facebook todos los derechos a perpetuidad de esa imagen.

Compartir:

0
Shares