Huellas magnéticas para no perderse en interiores

huella_dactilarHace unos días veíamos en otra entrada como podíamos utilizar la tecnología BLE para posicionarnos dentro de edificios, como sabemos la asignatura pendiente del GPS. Hoy os enseñamos una aproximación mucho más sorprendente, de la mano de IndoorAtlas, una startup finlandesa que aprovecha el campo magnético terreste para posicionarse.

La Tierra tiene un campo magnético conocido, que desde siempre hemos utilizado para localizar el norte. Para ser exactos, desde el siglo IX, cuando en China se inventó la primera brújula. Parece que ahora vamos a poder darle un nuevo uso.

Estando en el laboratorio, la gente de IndoorAtlas programó un robot para que avanzase en dirección norte, utilizando el campo magnético. Sin embargo, el robot se desvió de la dirección marcada. Esto es debido a que el campo magnético terrestre es muy débil y habitualmente puede verse alterado por otros campos magnéticos generados por maquinaria, cables eléctricos,  dispositivos electrónicos, etc. Pero lo interesante es que todos los robots con los que hicieron la prueba seguían exactamente el mismo recorrido, es decir, en ese laboratorio existía un campo magnético muy específico.

Esta es la base de su sistema de posicionamiento. Aseguran que cualquier edificio tiene una huella magnética única y por tanto podemos utilizar el valor del campo magnético para ubicarnos en cualquier punto del edificio. Su funcionamiento es simple:

  • Subimos los planos del edificio donde queremos utilizar el sistema.
  • Utilizamos su aplicación para medir el campo magnético en todos los puntos del edificio.
  • El sistema relaciona entonces los planos del edificio con el valor del campo en cada localización.

Hecho esto, ya podemos recibir información de nuestra posición dentro del edificio. Nuestra aplicación móvil deberá mandar a IndoorAtlas información sobre el campo magnético, y ellos nos devolverán la posición en la que nos encontramos.

La principal ventaja de esta aproximación es que no requiere de ningún elmento hardware adicional, como por ejemplo las balizas iBeacon; pues funciona tan solo utilizando la brújula de nuestro smartphone. Se han enfrentado al escepticismo generalizado en cuanto a lo preciso que puede ser su sistema y por ahora aseguran que el único edificio en el que no ha funcionado ha sido en un edificio de madera sin suelo de cemento.

Desde luego parece una solución magnífica, en Qbitera ya estamos trasteándola. Nuestra única duda al respecto es si esta huella magnética es duradera o cualquier modificación en el entorno (la colocación de un nuevo dispositivo electrónico, por ejemplo) le afectaría. Seguiremos investigando…

Compartir:

0
Shares