183650_477228362302525_1931215428_n

El pasado día 4 de octubre se celebró el conocido como Semillero Day, o lo que es lo mismo, la final de la tercera edición del Semillero de Ideas de Zaragoza Activa y el inicio de la cuarta. Como participantes de esta tercera edición pudimos asistir al acto de presentación del nuevo curso y echar un enriquecedor vistazo a las ideas que se presentan a esta nueva edición. Ya hemos nombrado alguna vez el Semillero de Ideas, pero todavía no habíamos hablado a fondo sobre ello, así que lo destripamos ahora en esta segunda entrega de Enséñame a emprender.

¿Qué es eso del “Semillero de Ideas”?

El Semillero de Ideas es una iniciativa del Ayuntamiento de Zaragoza, que cuenta con la colaboración de la Universidad de Zaragoza y que consiste en ofrecer formación empresarial y un servicio mentoring para emprendedores con el objetivo de generar aproximadamente unas 20 start ups viables y de éxito. Este curso es una de las múltiples iniciativas para emprendedores que se realizan en la sede de Zaragoza Activa (si no os suena, hemos hablado de este espacio en alguna ocasión, como por ejemplo aquí).

Y como podéis suponer por nuestro primer párrafo… ¡han alcanzado ya la cuarta edición! Y sí, nosotros hemos participado en la tercera. Desde entonces se han generado ni más ni menos que 56 ideas de negocio distintas.

Uno de los aspectos más positivos de este programa es que se tienen muy en cuenta las opiniones de los participantes (los “semilleristas” o, cariñosamente, “semillitas”), lo que propicia que la formación se encuentre en constante cambio (a mejor siempre, por supuesto). Podéis echar un vistazo al programa concreto aquí. Como podéis comprobar la estructura está muy bien definida y cubre todas las necesidades (aunque como todo, ¡luego debes trabajar también por tu cuenta!).

Como en el programa Yuzz, las clases son impartidas por expertos en la materia, que se involucran de manera real con la iniciativa y que no dudan en ofrecerte su ayuda en lo que puedas necesitar, no limitándose a impartir una charla. Además, y a diferencia del programa Yuzz, esta iniciativa no se limita solo a ideas de ámbito tecnológico. Puede que esto parezca a priori una contra, pues las formaciones deben ser más generales para abarcar las necesidades de todos los proyectos, pero es en realidad su mayor ventaja, pues te permite interactuar con un amplio espectro de ideas y perfiles de diferentes estratos y sectores con los que, sobretodo nosotros, los emprendedores tecnológicos, no tenemos una conexión tan fuerte. Esto propicia el descubrimiento de nuevas realidades que habitualmente no se tienen en cuenta, o posibles ideas de negocios para nichos de mercado que no podías llegar ni a imaginar. Y por supuesto, las opiniones que generan tus ideas tienen una mayor riqueza al pertenecer a un grupo de personas heterogéneo.

¿Y qué tal?

Durante los nueve meses (interesante simbología, ahora que lo miramos en perspectiva) que ha durado la formación del tercer Semillero de Ideas hemos conseguido lo que de otra manera nos hubiera costado demasiado: convertir nuestra idea en una realidad. Y es que ese es precisamente el objetivo del Semillero de Ideas.

Cuando comenzamos, términos como pivotar, segmento de mercado o alguno de los tropecientos acrónimos utilizados en los planes económico-financieros nos producían verdadero pánico. Pero ha sido gracias al trabajo de todos aquellos que trabajan en él y de todos los que nos han acompañado durante la travesía, sus propuestas, sus críticas (tanto las constructivas como las que no lo son tanto) y su optimismo, la razón por la que hoy Qbitera Software es una empresa hecha y derecha. Bueno, más o menos, tampoco vamos a echarnos excesivas flores.

Porque como decimos, no sólo debemos agradecer a los profesores y ponentes que han compartido con nosotros sus conocimientos (y su paciencia en muchos casos), sino también a todos los miembros de Zaragoza Activa encargados de gestionar y organizar el Semillero de Ideas (mención especial para Javi Fernández, Ana Alonso y a nuestro becario favorito Eduardo Aguilar) y por supuesto a todos los emprendedores y, por qué no decirlo, amigos, con los que hemos crecido y a los que les deseamos lo mejor,.

El Semillero Day no era un final. Era un punto y seguido porque el espíritu de todo lo aprendido y vivido durante el Semillero de Ideas no desaparece. Las ganas de colaborar, de luchar, de avanzar a pesar de las dificultades, siguen ahí. Puede que, en algún momento, las fuerzas nos flaqueen, pero si algo hemos interiorizado durante todo este tiempo, es que si no crees en tus posibilidades, nadie va a creer en ellas.

Enhorabuena a los premiados, suerte a los “novatos” y muchas gracias a todos.

http://www.youtube.com/watch?v=jrpPgCcRaD0

Compartir:

0
Shares